Última Hora: «La casa de mis sueños», «Tu casa a juicio», «Masters de la reforma»… ¿Por qué engancha ver las casas de otros?

這是

Última Hora
Última Hora
«La casa de mis sueños», «Tu casa a juicio», «Masters de la reforma»… ¿Por qué engancha ver las casas de otros? https://www.abc.es/play/television/noticias/abci-casa-suenos-casa-juicio-masters-reforma-engancha-casas-otros-201910080108_noticia.html Oct 7th 2019, 23:08
Hace ya varios años que «La casa de mis sueños» es uno de los «docu-realities» más exitosos de la televisión. El programa de la HGTV (compañía de entretenimiento canadiense) no deja de crecer y cumplió el pasado enero ocho años en la pequeña pantalla, en los que los gemelos Drew y Jonathan Scott sorprenden cada día con su trabajo.
«La casa de mis sueños» lleva catorce temporadas en antena, en las que se ha convertido en un reclamo para la audiencia de casi todo el planeta. Con casi 150 episodios emitidos, el programa también se ha convertido en un éxito en los países de habla hispana. En España, sin ir más lejos, se puede seguir por dos canales: en abierto a través de «Divinity» y por la cadena de pago «Decasa». En ambas, es uno de los formatos con más audiencia.

La reforma de tus sueños

Cada episodio, de en torno a 45 minutos de duración, sigue una mecánica de lo más sencilla. Todos comienzan con Drew acompañando a una familia que quiere comprar una vivienda, «la casa de sus sueños». Los precios de estos inmuebles, por lo general, suelen ser desorbitados, por lo que Drew, experto en el tema, les propone una solución alternativa: adquirir, por una cantidad de dinero mucho menor, una casa similar a la que anhelan. Aunque con una particularidad, que necesita ser reformada de manera íntegra y de cuyo arreglo se hará cargo Jonathan, contratista profesional. Junto a su equipo, claro.
Un tipo de formato que engancha al público. Prueben, si no se lo creen, a ver el arranque de un capítulo y dejarlo a la mitad. No se puede. El espectador queda atrapado entre los muros ruinosos de la casa que compran para ver cómo, con gran esfuerzo, acaban construyendo un verdadero hogar. Hay tensión entre la pareja protagonista de cada capítulo y entre los hermanos inmobiliarios, pero también hay trucos sobre decoración o bricolaje que importar a nuestras casas. Además, hay humor y, por qué no decirlo, el morbo de entrar en la casa de unos desconocidos para ver cómo viven. Un formato que ha intentado tener réplicas, algunas con mayor fortunas que otras.
Otros formatos Quien sea asiduo consumidor de Divinity, el canal temático de Mediaset en el que se emiten en su mayoría contenidos sobre estilo de vida, conocerá a buen seguro la siguiente frase: «¿Vas a amar tu casa o vas a venderla?». Corresponde al programa «Tu casa a juicio» en el que la diseñadora Hilary Farr y el agente inmobiliario David Visetin ayudan a diversas familias a encontrar un hogar mejor. En cada una de las entregas, una pareja tiene que decidir si sigue viviendo en su casa actual tras la reforma llevada a cabo por Hillary o si, por el contrario, se mudará a un nuevo domicilio que David Visetin ha encontrado en el mercado inmobiliario.
El trabajo más complejo es, sin duda alguna, el de Hillary Farr, quien se esforzará en satisfacer las necesidades familiares en cuanto a estructura de la vivienda y decoración a partir de un presupuesto de lo más limitado. En casi todos los programas, además, los trabajadores de «Tu casa a juicio» suelen toparse con varias vicisitudes que, en la mayoría de los casos, incrementan el gasto inicial que la pareja ha previsto para la reforma, con lo que las dudas sobre si quedarse con una casa ruinosa o venderla no paran de incrementarse. ¿Qué opción suele ganar? Hillary Farr, la sufridora diseñadora de interiores, es quien acumula el mayor número de victorias en el programa debido, en gran parte de los casos, a la nostalgia que las familias sienten por una casa que la profesional siempre logra arreglar.
En DKISS está también «La reforma de tus sueños», donde los diseñadores de interiores Nate Berkus y Jeremiah Brent acuden al rescate de propietarios que buscan una renovación urgente de sus hogares. La pareja combina sus habilidades para realizar reformas espectaculares. Hay ejemplos como el de la casa de Brenda y Scott, que durante años han sido incapaces de tomar decisiones respecto a la finalización de la construcción de su vivienda. Esta situación les ha llevado incluso a tener que vivir en su abarrotado garaje durante más de un año. Preocupados por el peligro que entraña esa casa principalmente para sus dos hijos pequeños, Brenda y Scott deciden dejar en manos de la pareja de diseñadores la culminación final de su casa, aunque no será una tarea nada fácil porque su presupuesto no supera los 40.000 dólares y las reformas necesarias superan con creces esa cantidad. Al final, siempre salen adelante. Y el espectador siempre se queda con la boca abierta primero al ver cómo la gente vive en situaciones horribles y finalmente de envidia al ver el resultado de la obra.
La versión española no cuajó en «prime time» En España tuvimos recientemente nuestra propia versión de este tipo de programas de bricolaje, pero no cuajó. El pasado 6 de mayo Antena 3 estrenó «Masters de la Reforma», un concurso televisivo más próximo al reality que a la información sobre las técnicas y trucos para reformar una casa. En su estreno, «Masters de la Reforma» logró un discreto 13,8 % de cuota de pantalla para 1.666.000 de espectadores. Pero las dos emisiones posteriores cayeron al 9,8 % y al 8,5 %.
Antena 3 se convirtió en la primera cadena española en emitir un talent show sobre reformas y bricolaje. En «Masters de la reforma», que algunos bautizaron como el «MasterChef de las reformas», diez parejas competían para llevarse un premio de 130.000 euros y 20.000 en muebles.

Masters de la Reforma

Lejos de gemelos Drew y Jonathan Scott la dinámica de «Masters de la reforma» fue muy diferente. Está más que justificado comparar el talent de Antena 3 con «MasterChef», pues su estructura es casi idéntica. El programa empezaba con una prueba de habilidad, en la que a todas las parejas se les encarga una misma tarea, como hacer una composición colgando cuatro cuadros en una pared. «Masters de la reforma» continúa con una prueba por equipos, en la que se forman cuadrillas y cada una de ellas tiene una misión diferente. El equipo que pierda está condenado a pasar a la prueba de expulsión, en la que una de las pareja queda eliminada.
En «La casa de tus sueños» pareja solo hay una, y no hay competición que valga. Drew se encarga de buscar y comprar las casas, la mayor de las veces en mal estado, mientras que Jonathan se ocupa de ver cómo podrían transformarla en un hogar que se ajuste a las necesidades y deseos de la familia. Estos papeles ya los habíamos visto en sus programas anteriores («Hermano contra hermano», «Compra y venta» y «Property brothers en casa») y en su espacio radiofónico.
Y es que los hermanos Scott son unos expertos en lo suyo que llevan desde los 18 años trabajando en el negocio inmobiliario. En 2004 crearon su propia inmobiliaria, la Scott Real Estate. Ninguno de los concursantes de «Masters de la reforma» tiene una experiencia similar a la de los gemelos. Entre los aspirantes del talent de Antena 3 hay dependientes, teleoperadoras, policías…aunque también hay algún albañil y un interiorista.

La profesionalidad de los hermanos de «La casa de tus sueños» no es puesta en cuestión y ningún momento: nadie por encima de ellos juzga o valora su trabajo, y solo deben preocuparse por satisfacer a la familia que los contrato. En cambio, las obras de los aspirantes de «Masters de la reforma» son escrupulosamente examinadas por los jueces, que critican lo que consideran conveniente sin morderse la lengua. El jurado del programa está formado por el arquitecto e interiorista Tomás Alía, el interiorista Pepe Leal y la jefa de obra Carolina Castedo.
«Es un formato muy exigente por las horas de trabajo y su nivel de producción», declaraba Macarena Rey, consejera delegada de la productora Shine Iberia, «no solo es tirar un tabique; sino hacer una reforma en toda regla. Hemos necesitado cinco días de rodaje para cada episodio». Nada que ver con los capítulos de «La casa de tus sueños», cuyas obras se alargan normalmente durante más de mes y medio.

You are receiving this email because you subscribed to this feed at https://blogtrottr.com
If you no longer wish to receive these emails, you can unsubscribe here: https://blogtrottr.com/unsubscribe/hM0/rV6h2V